Home / Bizkaia / Qué ver en Bizkaia / Ruta por Ogoño, en busca de las mejores vistas del Cantábrico.

Ruta por Ogoño, en busca de las mejores vistas del Cantábrico.

Ruta por Ogoño, un itinerario ameno y agradecido que nos invita a disfrutar de las mejores vistas de la costa bizkaina.

 

La ruta por Ogoño, recorre bosques y acantilados, hasta llegar a su tramo final, donde nos sorprende con unas alucinantes vistas de todo lo que nos rodea. El Cabo Ogoño, un increíble macizo moldeado por el mar Cantábrico, nos ofrece una ruta familiar tomando Ibarrangelu como punto de partida y la Talaia de Ogoño (276m) como punto de destino. Fiel guardián de la playa de Laga y del pueblo de Elantxobe, Ogoño impone desde mar y tierra, un coloso, al que los amantes de la escalada retan día a día escalando cada una de las vías que se encuentran al borde del mar. Enclavado dentro de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, flirteando con el mar Cantábrico, esta mole forma junto con la playa de Laga y el núcleo pesquero de Elantxobe uno de los rincones con más encanto y peculiares de todo nuestro territorio. ¿A qué esperáis para visitarlo?

Camino de tierra de en la ruta a OgoñoEso sí, precaución, en los tramos más altos, las encinas, madroños, zarzaparrillas y el resto de la flora que compone la capa vegetal de Ogoño, desaparece dejando paso a la resbaladiza piedra, creando así un tramo un tanto peligroso, cuidado. Ogoño, fue utilizado durante décadas por los arrantzales (pescadores en euskera) de Elantxobe como atalaya desde donde avistar ballenas, y es que, los pescadores de este caprichoso pueblo (uno de los pueblos costeros más singulares de todo Euskal Herria), contaban con vistas privilegiadas sobre el mar. Hoy en día, Ogoño sigue siendo un lugar famoso por sus vistas, famoso por mostrarnos lugares tan emblemáticos como la playa de Laga o el propio núcleo urbano de Elantxobe desde un punto de vista privilegiado. Por cierto, si os apasiona la historia del pueblo vasco, os recomendamos leer nuestro artículo sobre Albaola, el mejor proyecto cultural vasco que ha visto la luz del día.

La replica del Nao San Juan, Albaola

Información de la ruta por Ogoño.

  • Dificultad: Media.
  • Atractivos: Unas vistas de escándalo de la costa bizkaina.
  • Duración: 2 horas y 30 minutos aproximadamente.
  • Longitud: Algo más de 6 km
  • Ubicación: Ibarrangelu – Elantxobe, Bizkaia, Euskadi.

La ruta PR-BI 165, la ruta por Ogoño, nos lleva desde Ibarrangelu hasta Elantxobe por el que antaño fue el camino real, un sendero que nos conduce entre frondosos bosques para más tarde disfrutar de las llamativas vistas del macizo de Ogoño.

Marca de Pequeña ruta, ruta a Ogoño

 

Ogoño, la ruta con mejores vistas del Cantábrico.

Antes de empezar la ruta, os recomendamos visualizar Ogoño desde abajo, desde la playa de Laga, un punto desde el que llama la atención y enamora a toda persona que lo visualiza. Una vez visto desde abajo, una vez apreciada su inmensidad, es hora de poner rumbo a Ibarrangelu, empieza la aventura.

Pasos en la playa de Laga

 

Cómo llegar: Como ya hemos mencionado, la ruta por Ogoño da comienzo en la parte alta del pueblo de Ibarrangelu, en el barrio de Ibinaga, en la zona norte del municipio. Para llegar hasta este punto podemos hacerlo mediante transporte privado o transporte público, en todo caso, siempre lo haremos mediante la carretera BI-2237, una vía que cruza Ibinaga por completo.

Baserri en el camino de la ruta a Ogoño

Transporte privado: Si decidís llegar hasta Ogoño en transporte privado, recordad que las carreteras siguen siendo las de antaño, mucha curva y de único carril, precaución. En caso de acudir hasta las inmediaciones de Ogoño en coche o moto, tenemos dos opciones, dejar el coche en el barrio de Ibinaga, en Ibarrangelu, en uno de los parkings que encontramos junto a la parada de autobús, o adentrarnos hasta el propio cementerio de Elantxobe mediante la carretera vecinal que encontramos. En caso de optar por la segunda opción, decir, que no existe un parking como tal en las inmediaciones del cementerio, pero si sitio para poder dejar el coche en una esquina.

vistas desde el recorrido por Ogoño

Transporte público: El transporte que mejor comunica el pueblo de Ibarrangelu con el resto de localidades es Bizkaibus, el servicio público de autobús de la provincia de Bizkaia. El barrio de Ibinaga, dispone de una parada muy cerca del camino que debemos tomar para dirigirnos hacia Ogoño. Las líneas de Bizkaibus encargadas de transportar gente desde este punto, son la A3513 que parte desde Bilbao (Bilbao – Hospital de Galdakao – Gernika – Ea – Lekeitio) y la A3526 que une Ibarrangelu con Mungia (Ibarrangelu – Laga – Laida – Gernika – Mungia). Las dos son tan validas como efectivas, eso sí, la línea A3513 siempre suele ser la más demandada. Os recomendamos consultar la página web oficial de Bizkaibus antes de partir con destino a Ogoño.

Autobus para la ruta de Ogoño

 

Ruta por Ogoño: La ruta que hoy nos ocupa nos lleva a conocer uno de los lugares más carismáticos de Euskadi, el Cabo de Ogoño. Para ello, iniciamos la ruta en el barrio alto de Ibarrangelu, en Ibinaga. Es aquí, junto a la parada de autobús, donde encontramos una señal que nos indica el camino hacia el mirador de “Ogoñoko lurmuturra”, Cabo de Ogoño en euskera.

Señal del mirador del cabo de Ogoño durante la ruta a Ogoño

Aunque mucha de la gente que recorre el Cabo de Ogoño lo hace realizando unaa ruta circular, hemos de decir que nosotros hemos optado por ir directamente al grano mediante la ruta lineal que nos indican las señales. Una vez tomamos este camino, una carretera asfaltada y estrecha nos conduce hasta el cementerio de Elantxobe, este trayecto es de 1,5 km, unos 15 minutos aproximadamente. En este recorrido no suele ser habitual encontrarse con mucho tráfico, pero debemos de tener precaución.

Camino asfaltado en la ruta a Ogoño

Según avanzamos, a nuestra izquierda, encontramos una bonita vista de Ibarrangelu, una panorámica que se va perdiendo según nos adentramos en el interior, según llegamos al barrio de Bermokiz, en Elantxobe. El trayecto entre Ibarrangelu y Elantxobe apenas cuenta con desnivel alguno, es el tramo más tranquilo y relajado de esta ruta a Ogoño.

Vistas de Ibarrangelu desde la ruta a Ogoño

Al llegar a Bermokiz, nos encontramos con el cementerio de Elantxobe, es aquí, donde los caminos se dividen, pero tranquilos, no tiene perdida, las señales lo indican a la perfección, todo para adelante. Solo nos quedan 1,5km para llegar hasta el mirador del Cabo de Ogoño, unos 25 minutos por la PR-BI 165. Recordad que la ruta de Ogoño está marcada en todo momento con las indicaciones de sendero de pequeño recorrido (PR), marcas amarrilla y blanca en paralelo. A la vuelta, al llegar a este mismo punto, recomendamos visitar Elantxobe, merece mucho la pena y solo tenemos que dejarnos caer hasta el puerto. Eso sí, a la vuelta toca subir una bonita cuesta.

señal junto al cementerio,ruta a Ogoño

Seguimos por la carretera asfaltada, Elantxobe sigue a nuestros pies, a nuestra derecha. Dejamos las casa rural Ogoño Mendi atrás y avanzamos hasta el próximo grupo de casas, es aquí, donde tenemos que volver a desviarnos, otra señal vuelve a indicar que debemos girar a la izquierda, recordad, marcas blancas y amarillas.

Vistas desde la ruta a Ogoño

Nos adentramos en una pista de tierra, empezamos a pisar Ogoño, nos empezamos a aventurar en el bosque. Pasados unos 5 – 10 minutos, es momento de volver a desviarnos, esta vez a la derecha, una marca así nos lo indica.

Marca blanca y amarilla, pequeña ruta, durante la ruta a Ogoño

Entramos en el territorio de “Ogoñoko Pozua”, un espacio lleno de leyendas, en el que encontramos un panel con unos textos sobre una mesa. En ellos, nos cuentan la leyenda de las “Lamiak”, seres mitológicos de Euskal Herria que tuvieron gran transcendencia en Ogoño.  Y es que, aunque a día de hoy solo encontramos un pozo de aguas retenidas, negras y poco saludables, debemos de saber que según cuenta la leyenda, este lugar llamado Ogoñoko Pozua, el pozo de Ogoño en castellano, contaba antaño con aguas cristalinas de gran profundidad. Un lugar, en el que los rayos del sol arrojaban luz a Ogoño, haciendo posible ver el fondo del pozo, el cual, según cuentan, estaba lleno de los tesoros que guardaban las Lamiak. De hecho, muchos de los pescadores de Elantxobe que subían a avistar el mar, se quedaban entusiasmados con estos tesoros llegándose a lanzar al pozo y ahogándose por causa de las fuertes corrientes submarinas. Fue por este motivo, por el que el cura Don Lucio, junto con el alcalde, decidieron cegar el pozo con tierra sagrada del cementerio de Elantxobe y plantar decenas de árboles para que los rayos de luz no volviesen a mostrar el fondo de estas aguas nunca jamás. ¿Curioso verdad?

Ogoñoko pozua en la ruta a Ogoño

Tras este alto en el camino, tras descubrir esta leyenda, volvemos a ponernos en marcha hasta encontrarnos con un cruce, en el, un letrero nos confirma que vamos por buen camino, seguimos todo recto, dirección Ogoño. Seguimos nuestra ruta hasta encontrarnos con otro cartel, esta vez, nos indica 2 posibilidades, Ogoñoko Talaia y Ogoño / Atxurkulu, las dos cimas del Cabo de Ogoño. El primero, Talaia, es nuestro objetivo principal, en él, encontraremos el tan preciado mirador sobre la playa de Laga, seguimos recto.

señal en la ruta a ogoño

Empezamos a ver como el suelo va cambiando, la senda empieza a convertirse en piedra, mientras, la costa se dejar ver en algún que otro claro, señal de que estamos cerca. Al mismo tiempo, nos encontramos con señales que advierten del peligro de resbalarse, repetimos, precaución. En algunos tramos es conveniente hacer uso de las manos para conseguir mayor estabilidad, las ramas de los árboles y las grandes piedras pueden ser de buena ayuda, haced uso de ellas.

Cartel de precaucion en la ruta a Ogoño

Los arboles desaparecen y la playa de Laga aparece a nuestros pies, espectacular, hemos llegado al tan ansiado mirador del Cabo de Ogoño. Las vistas son maravillosas, ahora solo toca sentarse y relajarse, es hora de un buen hamaiketako (almuerzo de las 11 en euskera) mientras disfrutamos de la isla de Izaro, la playa de Laga y de Urdaibai en todo su esplendor.

Vistas de Laga y Urdaibai desde la talaia de ogoño

Tras dejar atrás el mirador, volvemos sobre nuestros propios pasos hasta la señal que indicaba Atxurkulu, es aquí, donde debemos de tomar la decisión de si queremos subir hasta esta cima o volver a Ibarrangelu.

Señal de ogoño atxurkulu, en la ruta a Ogoño

En nuestro caso, decidimos subir a contemplar las vistas que ofrece Atxurkulu. El camino es más empinado, estrecho y escarpado que el anterior, pero la verdad es que las vistas lo merecen. Eso sí, en nuestra humilde opinión las vistas de la Talaia son más comerciales, más llamativas, más vistosas. Si decidís subir a Atxurkulu, recomendamos tener mucho cuidado, el camino así lo exige.

Camino a Atxurkulu, ruta a Ogoño

Estas son las vistas que nos regala Atxurkulu, menos impactantes que las anteriores, pero no por ello menos importantes.

vistas desde Atxurkulo, ruta a OgoñoUna vez coronadas ambas cimas, volvemos a Ibarrangelu, no sin antes disfrutar de las vistas que nos ofrece la parte alta de Elantxobe. Si tenéis tiempo, recomendamos bajar hasta el puerto y disfrutar de este pequeño gran pueblo vasco, para ello, tan solo debemos tomar la carretera que baja hacia el puerto, dirección opuesta al cementerio, no tiene perdida, existen señales que nos muestran el camino. Seguro que su inclinación o su parada de bus giratoria os llama la atención.

Elantxobe visto desde Ogoño

 

Dificultad: Aunque la ruta se puede catalogar como familiar debido a la poca dificultad que presenta en la mayor parte del recorrido, debemos hacer especial hincapié en los últimos tramos que nos encontramos, y es que, cuando la piedra sustituye a la pista de tierra, el suelo se vuelve resbaladizo, un hecho, que, junto con los grandes acantilados que nos encontramos a nuestro paso puede convertirse en peligroso. Cuidado, mucha precaución. Disfrutemos con cabeza.

Ogoño desde el mar, Hegaluze

 

Videos de Ogoño: Muchas veces las fotos y las palabras no son suficientes para mostrarnos la realidad de un espacio, por lo que hemos decidido subir 2 videos a nuestro canal de YouTube con las vistas que nos ofrecen los dos puntos de Ogoño que hemos recorrido, Talaia y Atxurkulu. Esperamos que os gusten. Disfrutadlos.

 

  • Vistas desde la Talaia de Ogoño.

  • Vistas desde Atxurkulu, Ogoño.

 

Escalada en Ogoño: Estos acantilados guardan vías de escalada desde 1977, año en el que se creó la primera ruta de escalada de Ogoño, la ruta conocida como “Gaviotas”. En la actualidad, Ogoño cuenta con más de 30 rutas de escalada, todas ellas de diferentes dificultades y longitudes, para todos los gustos. Destacamos la vía “Heriotzaren Semea” una 7b+ que pone a prueba a los más expertos de la materia. Si tenéis pensado escalar os aconsejamos precaución, no seríais los primeros en ser rescatados de la zona.

escalada en Ogoño

 

Qué ver cerca de Ogoño: Su ubicación en Urdaibai, nos proporciona miles de planes para realizar. Entre ellos destacamos los siguientes:

 

Dónde comer cerca de Ogoño: Los pueblos de Mundaka, Bermeo o Gernika son perfectos para comer en Urdaibai. Os recomendamos una serie de restaurantes que pueden ser una buena opción.

  • Boliña el viejo: Este restaurante ubicado en el centro de Gernika, representa a los restaurantes de toda la vida, un emblema de Urdaibai. Comida de toda la vida, en un local con mucha solera.

Txitxarro asado Boliña el viejo, Gernika

  • Restaurante Bodegón: Este restaurante ubicado en Mundaka nos ofrece un menú del día con una buena relación calidad- precio. Ubicado en el puerto de Mundaka, el pescado a la parrilla es uno de los platos más demandados.

Salmonete a la parrilla del Bodegon de Mundaka

  • Almiketxu: Restaurante de calidad, donde la carta es la gran protagonista. Los precios de este restaurante nada tienen que ver con los dos anteriores, donde nuestra sugerencia era degustar el menú del día. Un restaurante tradicional de Bermeo.

Rodaballo Almiketxu

Consejos para realizar la ruta por Ogoño.

  • Calzado cómodo. A poder ser de trekking, apropiado para sitios montañosos.
  • Agua. Hidratarse es esencial.
  • Mucho cuidado al pisar sobre piedra, resbala.
  • No salirse de los caminos marcados.
  • No realizar escalada sin experiencia.
  • No acercarse demasiado a los acantilados.
  • Especial atención a los niños cerca de los acantilados.
  • Extremar las precauciones con meteorología adversa.

Rutas, camino, senderos, monte,zapatillas

Como habéis podido ver, la ruta por Ogoño nos lleva a lugares exóticos desde donde avistar algunas de las mejores vistas de toda la costa vasca. Un plan 100% recomendado. ¿Qué opináis? Esperamos vuestras opiniones, sugerencias y dudas, todo es bienvenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>