Home / País Vasco / La berrea en Euskadi, la belleza del ciervo.

La berrea en Euskadi, la belleza del ciervo.

Disfruta de la berrea en Euskadi, un espectáculo natural digno de ver y oír.   La berrea es uno de los muchos espectáculos con los que nos sorprende la naturaleza, un regalo, que tenemos ocasión de disfrutar año tras año en Euskadi. En esta época, los ciervos nos conmueven y enamoran con sus peleas, bramidos y exhibiciones. Naturaleza en estado puro. Debemos señalar que el ciervo es el mayor de los cérvidos que existen en Euskal Herria, estando presente (según datos oficiales) en prácticamente todo el territorio. Los lugares más demandados para conocer la berrea son el Parque Natural de…

Ranking de usuarios

Ranking de usuarios

Ranking de usuarios

User Rating: Be the first one !

Disfruta de la berrea en Euskadi, un espectáculo natural digno de ver y oír.

 

La berrea es uno de los muchos espectáculos con los que nos sorprende la naturaleza, un regalo, que tenemos ocasión de disfrutar año tras año en Euskadi. En esta época, los ciervos nos conmueven y enamoran con sus peleas, bramidos y exhibiciones. Naturaleza en estado puro. Debemos señalar que el ciervo es el mayor de los cérvidos que existen en Euskal Herria, estando presente (según datos oficiales) en prácticamente todo el territorio. Los lugares más demandados para conocer la berrea son el Parque Natural de Gorbeia, el Valle de Karrantza, el Parque Natural de Pagoeta, los Pirineos Navarros, Salburua y la granja foral de Gorliz, siendo estos dos últimos casos, entornos vallados en los que los ciervos no se encuentran en libertad.

Cierbo en la berrea. bramido

En nuestro caso, acudimos directamente a uno de los espacios naturales más emblemáticos de nuestra tierra, Gorbeia. Este Parque Natural, se encuentra ubicado entre las provincias de Araba y Bizkaia, dos vertientes, en las que el ciervo está claramente presente. Anualmente, a primeros de septiembre, el Parketxe de Gorbeia (el de la vertiente alavesa, ubicado en Sarria, Zuia) organiza una actividad gratuita para conocer esta peculiar característica del ciervo, una experiencia muy enriquecedora en la que la naturaleza es la gran protagonista y de la que hemos sido testigos.

Sabíais que:

  • La Berrea es la época de celo del ciervo.
  • La berrea también es conocida como la Brama.
  • El nombre de la berrea o la brama se debe a los sonidos que emiten los machos durante la época de celo.
  • El ciervo tiene su propio ritual de apareamiento.
  • La cuerna de los ciervos NO es un indicativo de su edad.

La propuesta que ofrece el Parquetxe, es la única específica que hemos encontrado para disfrutar de la berrea en Euskadi de forma natural, avistando ejemplares en libertad. Y es que, aunque el Centro de la Biodiversidad del País Vasco (ahora llamado Ekoetxea), suele organizar salidas a Salburua, al tratarse de un espacio vallado en el que los animales están en cautividad, no se puede catalogar como el mismo tipo de experiencia. Según los expertos, la berrea es uno de los espectáculos más llamativos con los que nos atrae la naturaleza, un momento perfecto para apreciar la grandeza del reino animal.

Prismaticos Berrea en Gorbeia

Información de la berrea en Euskadi.

  • Precio: 0€, gratis.
  • Época: De septiembre a octubre.
  • Atractivos: Bramidos, peleas, naturaleza y la aparición de grandes ejemplares en plena naturaleza.
  • Página web: https://www.gorbeiaeuskadi.com/
  • Lugar: Parque Natural de Gorbeia, vertiente alavesa, Zuia.

Por desgracia, la naturaleza cada día pierde más fuerza frente al ser humano y su carácter destructivo. Un hecho, que nos lleva a buscar el fenómeno de la berrea en los Parques Naturales de nuestra tierra, espacios donde todavía es posible disfrutar de esta maravilla de la naturaleza. ¿Os animáis?

Ovejas Latxa, Itxina, Gorbeia

 

 

La berrea en Euskadi, la majestuosidad del ciervo.

Aunque nosotros optamos por disfrutar de los ciervos en su hábitat natural, en libertad, también existen lugares como el Karpin, la granja de Gorliz o Salburua, lugares donde se pueden contemplar la berrea en los ejemplares que tienen en cautividad. Ya sea en libertad como en cautividad, las demostraciones de poder entre los machos pasan por un curioso ritual de apareamiento, un rito, en el que intentan ahuyentar a los posibles competidores mostrando sus atributos y enzarzándose (solo si es necesario y como último recurso) en una sonora (pero no dañina) batalla de cornamentas.

Ciervos Gorliz, berrea

 

Divulgar: Las chicas del Parketxe de Araba idearon la propuesta de dar a conocer la berrea en el 2010. Fue entonces, cuando se realizó la primera salida, en aquel momento, gran parte del recorrido se realizaba en 4×4 y se seguía a pie hasta llegar a los miradores naturales donde se avistaban los ciervos. Aunque tuvo un gran parón en los siguientes 3 años, el Parque Natural de Gorbeia ha retomado las visitas guiadas para dar a conocer esta maravilla de la naturaleza a toda persona que así lo quiera. Una experiencia, en la que colabora activamente la Diputación Foral de Álava y en la que los 4×4 han dejado de tener presencia alguna para realizar todo el recorrido a pie. El número de visitas son escasas, unas 4 al año, y el número de personas que participan en cada una de ellas también, unas 15, así que os recomendamos estar atentos a las redes sociales de Gorbeia para que os apuntéis lo antes posible. Durante esta experiencia, los participantes tendrán la suerte de conocer el comportamiento reproductor de los ciervos en compañía de guías especializados y de forma totalmente gratuita. Unas condiciones, que pocos destinos turísticos ofrecen.

La Berrea en Gorbeia

 

Sentir: La berrea se debe sentir. A falta de tocar y degustar, buenas son la vista y la audición. Y es que, aunque muchos lo desconocen, la berrea es un ejercicio de audición más que de agudeza visual. Es común confundir el mugir de las vacas con el bramido de los ciervos, un sonido, que aunque parezca mentira, tiene cierto parecido. Así que ya sabéis, a limpiarse las orejas. Toca reconocer los bramidos para determinar la posición del ejemplar que los genera. Normalmente, los bramidos más sonoros son emitidos por grandes ciervos que rondan alguna hembra, así que recordad, si veis algún macho, seguid buscando, la hembra no andará lejos.

Cierva tumbada, berrea

 

Plan familiar: Gracias a la buena planificación de la actividad, el esfuerzo necesario para llegar hasta el mirador natural de la berrea es mínimo y de fácil acceso, unas cualidades que hacen que esta experiencia sea apta para los más pequeños de la casa. Mencionar que, aunque no se trata de un recorrido muy duro, los niños que no estén habituados a andar se les hará muy pesado, al fin y al cabo se trata de un recorrido ascendente en todo momento, toca subir.

Berrea, viervo

 

¿Dónde ver la berrea en Euskadi? El ciervo es una especie que en el pasado perdió gran fuerza en nuestro territorio. Hoy en día, gracias a la reintroducción que se practicó con ejemplares traídos desde Toledo y Cazorla (Jaén), se ha conseguido tener una bonita población en espacios como el Parque Natural de Gorbeia. Eso sí, aunque Gorbeia es uno de espacios donde más concentración de ciervos observamos, no es el único.  El Valle de Karrantza, el Parque Natural de Pagoeta, Salburua, la granja foral de Gorliz o el Pirineo Navarro son entre otros, los lugares más representativos del ciervo en nuestro territorio.

telescopio terrestre berrea en Gorbeia

 

El ciervo: Ciervo común. Cervus elaphus. Oreinak en euskera. El señor del bosque. Y así podríamos pasarnos todo el día, pero preferimos resumiros la historia de los ciervos en Euskal Herria. Gracias a las excavaciones que se han realizado en diferentes asentamientos, ha quedado claramente argumentado que el ciervo fue la principal presa de los hombres primitivos que ocupaban el País Vasco.  Por desgracia, los ciervos fueron desapareciendo de nuestros bosques debido a los fríos extremos y la caza descontrolada, quedando los últimos ejemplares concentrados en los densos bosques de Gorbeia. En 1921 los expertos citaban al ciervo como especie extinta en Euskadi, aunque esto nunca fue confirmado al 100%, son muchos los que hoy en día siguen afirmando que no se llegó a extinguir del todo en el Parque Natural de Gorbeia. En 1957,  ICONA (Instituto para la Conservación de la Naturaleza) repobló la vertiente alavesa del macizo de Gorbeia,  un ejercicio que repitieron en 1981. Gracias a la buena salud de la población, el ciervo se expandió a la vertiente norte de Gorbeia, al territorio bizkaino, haciendo que hoy en día este presente en todo el Parque Natural. El ciervo es la especie más grande que ocupa nuestros bosques, contando con un gran dimorfismo sexual: las hembras, pequeñas y de menor peso, contrastan con los machos, de mayor tamaño, 2 veces su peso (entorno a los 200 kg) y con cuernas.

Cuernos de ciervo, berrea

¿Sabíais que las cuernas de los ciervos y la cantidad de puntas NO son un indicativo de su edad? La cornamenta se cae (en marzo durante el desmongue) y vuelve a crecer como estímulo para la reproducción. Siendo una buena cornamenta señal de una buena salud, de una buena nutrición o de una buena genética. En definitiva, la cuerna es indicativa de fortaleza. Subrayamos la diferenciación entre cuernas y cuernos. Los ciervos no tienen cuernos, tienen cuernas. La diferencia es sencilla: las cuernas se caen, las cuernos no.

Muchos nos diréis que la afirmación de que las cuernas no indican la edad del ejemplar no es del todo correcta. Y tenéis razón. Cuando hacemos esta indicación la hacemos pensando únicamente en los ciervos adultos. Si tendríamos en cuenta todas las etapas del ciervo, estaríamos mintiendo,  ya que es solamente a partir de los 3 años cuando las cuernas dependen de la alimentación y la calidad genética del ejemplar. Antes, durante los dos primeros años, las cuernas sí que nos indican la edad (cuando tienen un año solo suelen tener una punta en cada hasta y cuando tienen 2 suelen tener dos puntas).

Ciervo tumbado, berrea

 

El celo: La “berrea” en los ciervos, la “ladra” en los corzos y la “ronca” en los gamos. Todos estos conceptos hacen referencia a un mismo fenómeno, el celo, la reproducción.  Aunque en cuestiones genéricas estamos hablando de lo mismo, tenemos que tener en cuenta que existen diferencias muy notorias entre especies. Por ejemplo, es curioso como las ciervas rara vez paren más de una cría, o como los corzos tienen control sobre su gestación pudiendo llegar hasta a suspenderla durante cierto tiempo si se encuentran ante un duro invierno.

Ciervo comiendo berrea

La hembra es la que marca el inicio de la temporada reproductora, ellas son las que evalúan si se cumplen las condiciones ambientales perfectas para afrontar la gestación con garantías y si la cría puede ser criada con éxito. Dado que la gestación dura unos 8 meses (unos 235 – 240 días), la mayoría de los partos suelen producirse durante el mes de mayo, en primavera, junto con la abundancia de comida.

 

Época y horario: Como hemos mencionado, aunque existen muchas personas que afirman que la berrea empieza junto con las primeras lluvias de septiembre, la verdad es que no responde a unas fechas estrictas. Las variaciones anuales de temperaturas y precipitaciones adelantan o retrasan la época de celo de los ciervos, un fenómeno que habitualmente suele comprenderse entre el mes de septiembre y la primera quincena de octubre.  La mayor actividad de la berrea tiene lugar a la noche. Aunque no empieza y termina estrictamente con la desaparición y aparición del astro rey, razón, por la que se recomienda acudir al amanecer y el anochecer para disfrutar de este fenómeno, momentos en los que la berrea también es visible.

Ciervo sacando la lengua, berrea

 

Nuestra experiencia: Esta experiencia de la berrea parte desde el nuevo aparcamiento que se ha habilitado en el Parque Natural de Gorbeia, en Araba, una vez pasado el núcleo urbano de Zarate, en Zuia. Es aquí, donde conocimos a Unai y Rosa, nuestros anfitriones y culpables de la realización de esta actividad. Una vez presentado el grupo y organizado todo el material necesario para la experiencia, nos plantamos delante del panel que encontramos en el propio aparcamiento. En él, Unai nos mostró la zona catalogada como de berrea, un espacio restringido durante esta época, que observaríamos poco después desde un mirador natural habilitado espontáneamente junto a la pista que nos conduce hasta la cruz de Gorbeia.

Gorbeia zona de berrea

Antes de subir, Unai nos advirtió repetidas veces sobre la importancia de llevar ropa de abrigo, el cambio de temperatura es muy notorio al atardecer y más tras el esfuerzo realizado durante la subida. Una advertencia que agradecimos, y mucho, una vez cayo la noche. El equipo que aporta el Parque Natural de Gorbeia consta de más de 6 prismáticos, 2 telescopios terrestres y 2 trípodes  material suficiente para visionar el espectáculo.  Por cierto, lo mejor de la experiencia es la visión desde los telescopios, mucha nitidez y aumento.

Avistando ciervos en la berrea, Gorbeia, Zarate

La ruta seleccionada, forma parte de uno de los accesos más sencillos hasta la cruz de Gorbeia, un trayecto de 1 hora subida aproximadamente, que fue relativamente cómodo para todo el grupo. En los momentos en los que el “pelotón” empezaba a deshacerse, se paraba o se reducía la marcha para esperar a los rezagados y retomar el curso todos juntos. Una medida, que mantuvo al grupo unido en todo momento.

Grupo de la berrea en Gorbeia, Zarate

Esta experiencia tiene como destino dos miradores naturales (espacios estratégicos junto a la propia pista de acceso a la cruz), desde los que se tiene una visión perfecta sobre los claros en los que suelen hacer acto de presencia los ciervos. Por desgracia, no fue un gran día (la naturaleza es así, imprevisible) y después de estar un rato en el primero de los miradores y ver a un macho, una hembra y su cría, tuvimos que trasladarnos más arriba, al segundo de los miradores, para intentar observar algún ejemplar más. Y efectivamente, esta segunda zona fue más fructífera. Aun así, no vimos ninguna disputa entre machos, y los ejemplares que vimos estaban bastante alejados, una pena.

Ciervo al anochecer en la berrea gorbeia

Aunque la experiencia nos tenía totalmente enganchados, el frio y la falta de luz, nos obligaron a recoger todos los artilugios y poner rumbo al punto de inicio, a Zarate. Por cierto, nota mental para la próxima cita con la berrea y una recomendación para todos los que estáis leyendo estas líneas: de noche, el frontal es esencial para bajar cómodamente.

Otoño, colores rojos, ojas, arboles, roble

En total, la experiencia tiene una duración de unas 4 horas y un recorrido de 10 km aproximadamente. Un tiempo que paso a la velocidad de la luz gracias a la gran organización y la temática de la actividad. Eskerrik asko Unai ta Rosa!

 

Fotografía: Habíamos acudido con un equipo fotográfico con el que pensábamos capturar alguna toma decente. Nada más lejos de la realidad. Sabíamos que íbamos a tener problemas, pero no creíamos que tantos. El equipo estaba compuesto por una cámara réflex Nikon D90 y un objetivo 55-300 mm. No habíamos llevado trípode, era un día de mucho sol, mucha luz, no creíamos que lo necesitaríamos. Error tras error. Tras nuestra experiencia, está claro que incluso un 500mm se quedaría corto. Si tenéis suerte y algún ejemplar decide pasar junto a vosotros, puede que con una cámara compacta podáis llevaros a casa un buen trofeo, de lo contrario, olvidaros de la cámara. En nuestro caso, tuvimos que conformarnos con sacar fotos directamente desde el propio telescopio terrestre, con el móvil, no quedaba otra.

Camara reflex nikon d90

Nos habíamos quedado con las ganas de fotografiar a los ciervos en plena berrea, así que decidimos acercarnos hasta la granja que la diputación de Bizkaia tiene en Gorliz (centro de recuperación de animales y de mejora genética de las razas autóctonas) para poder fotografiar a la pareja de ciervos que tienen en la parte baja del faro. Todas, o la mayoría de fotos de este articulo son de esta pareja que mencionamos. Si Gorliz os queda lejos, recordad que podéis hacer el mismo ejercicio en Salburua, en Araba.

 

Solos vs acompañados: Muchos de vosotros os preguntareis que diferencias existen entre hacer esta experiencia solos o acompañados. En nuestra opinión los técnicos del Parque Natural y los guardas forestales nos parecen esenciales, ellos son la fuente de todos los conocimientos en esta área, ellos son los especialistas. Nosotros hemos probado ambas experiencias, solos y acompañados, y la diferencia es abismal. Durante la experiencia de la berrea, el Parquetxe de Gorbeia pone a nuestra disposición:

  • Ruta para interpretar la berra.
  • Técnicos y guardas forestales.
  • Instrumental para observación de la fauna.
  • Material didáctico.
  • Autorización del Parque Natural.

Material berrea

Además, debemos recordar que esta actividad se realiza en horas de poca o nula luz, momentos, en los que es muy fácil perderse en el bosque, con frio y desorientados. Un guía, ayuda, y mucho. Damos fe.

Carteles de prohibido el paso de la berrea en Gorbeia

 

Caza: Aunque es uno de los apartados que menos nos gusta, queremos dar a conocer todas las facetas del ciervo en Euskadi. Por desgracia o por suerte, la caza es una de ellas. Decimos por desgracia o por suerte, porque, aunque desde la ignorancia, nosotros creíamos que era una faceta sin importancia, Unai, el guarda forestal que nos acompañó, nos explicó que era necesario para controlar la población y ayudar en la mejora genética de la especie. Anualmente, la diputación, tras contabilizar el número de ejemplares existentes y el estado de los mismos, define el cupo de trofeos a batir.

Señal en Gorbeia, Berrea, zarate

¿Cómo se estima la densidad de los ciervos? El censo de estas poblaciones se realiza en muchas ocasiones por un indicador muy común, los excrementos.

Eso sí, seguimos creyendo que la caza en rececho no es como debería cazarse, debería tratarse de caza selectiva, eliminando así únicamente los animales heridos o que no son aptos para la mejora genética. Actualmente, por desgracia, el rececho permite eliminar trofeos de gran calidad genética, mermando así el futuro de la especie. Debemos de tener en cuenta que hoy en día, salvo el ser humano, el ciervo no cuenta con un depredador que actué como selección natural, el lobo apenas tiene presencia en Euskadi, un hecho que suplen los cazadores.

Ciervo en la berrea en Gorliz

La berrea es la época más propicia para disfrutar de la presencia del ciervo en nuestros montes, pero también la más delicada. Desde aquí os pedimos disfrutar de la berrea desde el respeto, desde la distancia.  Recordad que los machos suelen estar algo alterados y pueden resultar peligrosos ante alguna situación inesperada. Os animamos a sentir esta impresionante experiencia.  ¡Esperamos vuestros comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>