Home / País Vasco / Los 3 funiculares de Euskadi

Los 3 funiculares de Euskadi

Funiculares de Euskadi, un transporte peculiar y emblemático que nos sigue permitiendo llegar a las cumbres de Bilbao, San Sebastián y el Valle de Trapaga. Funicular de Artxanda: Inaugurado el 7 de octubre de 1915, el funicular de Artxanda consiguió unir 2 de los espacios más importantes de aquella época, el núcleo urbano de la Villa de Bilbao, y la zona de ocio y esparcimiento del Gran Bilbao, el monte de Artxanda. Y es que, en aquel entonces, Artxanda ya representaba una de las zonas de ocio más concurridas e importantes de la capital bizkaina, un espacio, al que los…

Ranking de usuario

Ranking de usuario

Ranking de usuario

User Rating: 3.9 ( 1 votes)

Funiculares de Euskadi, un transporte peculiar y emblemático que nos sigue permitiendo llegar a las cumbres de Bilbao, San Sebastián y el Valle de Trapaga.

Funicular de Artxanda: Inaugurado el 7 de octubre de 1915, el funicular de Artxanda consiguió unir 2 de los espacios más importantes de aquella época, el núcleo urbano de la Villa de Bilbao, y la zona de ocio y esparcimiento del Gran Bilbao, el monte de Artxanda. Y es que, en aquel entonces, Artxanda ya representaba una de las zonas de ocio más concurridas e importantes de la capital bizkaina, un espacio, al que los y las bilbaínas subían para desconectar del bullicio de la ciudad. El 25 de Junio de 1976, el funicular de Artxanda sufrió un accidente debido a un fallo en los frenos, por suerte, aunque el vagón cayo a la base inferior, solo salieron heridos dos operarios. El funicular estuvo inactivo durante años, hasta que en 1983, gracias a la modernización de las instalaciones y el impulso del ayuntamiento de la capital bizkaina, el funicular de Artxanda volvió a subir las laderas de nuestro querido “botxo”. Ese mismo año, Bilbao, fue testigo de las peores inundaciones que Euskadi ha sufrido durante toda su historia, haciendo que los equipamientos del funicular fueran gravemente dañados. A día de hoy, el trayecto dura 3 minutos, está gestionado por el ayuntamiento de Bilbao y con buen día, se puede disfrutar con una gran vista a toda la ciudad de Bilbao. Un plan que recomendamos a ojos cerrados en nuestro artículo “Qué ver en Bilbao”.

Funicular de Artxanda

 

Funicular de Igeldo: Este funicular fue inaugurado el 25 de agosto de 1912 y en consecuencia, es el funicular más antiguo de todo el País Vasco. Fue construido para mejorar la accesibilidad al monte Igeldo a la vez que se constituía como transporte principal del Parque de atracciones de Igeldo. La base inferior, situada en la plaza del funicular, esta situada junto a la playa Ondarreta y la escultura del Peine del Viento de Chillida. Su recorrido, de más de 300 metros, y con pendientes de hasta un 58% de pendiente cuenta con una duración de aproximada de 3 minutos. Un pequeño viaje que además de brindarnos la ocasión de disfrutar de las maravillosas vistas de la Bahía de la Concha y la ciudad de Donostia San Sebastián, también nos hace viajar en el tiempo gracias a su vagón de madera y el Parque de Atracciones hasta el que nos transporta. En el año 2012, el Monte Igeldo, celebro su centenario, reviviendo los éxitos del pasado y atrayendo a nuevos protagonistas, los turistas. Siempre se ha debatido si se deben de seguir usando los vagones tradicionales y mantener viva la historia de este transporte con sus actuales instalaciones o por contra, dar paso a las nuevas tecnologías y cambiar de raíz el equipamiento. En nuestra opinión, siempre y cuando la seguridad esté garantizada, se debería seguir manteniendo la estética originaria. Clásica, original, única.

Funicular Monte Igeldo

 

Funicular de Larreineta: Inaugurado el 24 de septiembre de 1926, el funicular de Larreineta, une el núcleo urbano de Trapagaran con el antiguo núcleo minero de La Arboleda, un trayecto de 1.198 metros que además de  deleitarnos con unas magníficas vistas de la bahía del Abra, Bilbao y la zona minera, también nos facilita el acceso hasta el La Arboleda, donde podemos encontrar un estupendo campo de golf diseñado por Seve Ballesteros, caminar entre minas o deleitarnos con los platos de alubias de sus típicos restaurantes. A diferencia del resto de funiculares, el de Larreineta cuenta con una plataforma horizontal que lo convierte en uno de los pocos existentes de este tipo, razón, por la que en julio del 2014 fue declarado Bien de Interés Cultural, un nombramiento, que persigue preservar su conservación. Cuando se construyó el funicular, su cometido era el transporte de mercancías hasta La Arboleda, ya que este lugar, tenía grandes dificultades de acceso. Actualmente, el funicular es explotado por la compañía de transportes pública EuskoTren, quien nos ofrece sus servicios junto al resto de sus transportes.

Funicular Larreineta

Como podéis apreciar, los funiculares de Euskadi, siguen siendo eficaces y prácticos para trasladarnos a algunos de los puntos más altos que rodean nuestras ciudades. He aquí el ejemplo de las vistas que nos ofrece el funicular de Igeldo, una auténtica maravilla, disfrutad.

Donostia San Sebastian desde Igeldo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>