Home / Bizkaia / Qué ver en Bizkaia / Cuevas de Baltzola, Dima.

Cuevas de Baltzola, Dima.

Adéntrate en las cuevas de Baltzola, un espacio mágico que sorprende por sus leyendas, historia y entorno rural.

 

Las cuevas de Baltzola se encuentran en la localidad de Dima, en pleno valle de Arratia, provincia de Bizkaia, interior del Parque Natural de Urkiola, una tierra, donde la cultura, la historia y las tradiciones del pueblo vasco se encuentran muy presentes. Estas formaciones naturales conocidas con el nombre de  Cuevas de Baltzola han sido creadas mediante la erosión de la piedra durante miles de años, una creación  que ha dado pie a uno de los rincones más visitados de Dima. Este pequeño complejo geológico, es visitado anualmente por miles de historiadores, escaladores, ecologistas y montañeros en busca de un mismo objetivo, disfrutar del paraje formado por las cuevas de Baltzola.

entorno-mi-primer-pan-dimaDima es uno de esos pueblos de interior que esconde una gran lista de rincones por descubrir, un entorno rico en fauna y flora, un municipio, que recomendamos disfrutar desde las alturas, desde la cima de cualquiera de los montes que rodean el núcleo urbano.

camino-a-las-cuevas-de-baltzola

 

Información de las Cuevas de Baltzola.

  • Tipo de camino: Sendero cómodo, ancho, de fácil acceso.
  • Distancia del recorrido: 4 kilómetros.
  • Atractivos: Belleza paisajística, interés histórico, espacio apto para la práctica de la escalada.
  • Tiempo medio: 2 horas paseando y disfrutando del entorno.
  • Dificultad: Baja. Apto para una ruta en familia.
  • Ubicación: Baltzola Auzoa, Dima, Valle de Arratia. A unos 30 minutos de la capital de Bizkaia, Bilbao.

Entre pinares y baserris (caseríos en euskera) discurre la pista forestal que nos lleva hasta el exterior de las cuevas de Baltzola, una ruta perfecta para disfrutar en familia de la naturaleza que rodea el núcleo urbano del municipio de Dima: animales, ríos, campas, cuevas y un paisaje de postal ¿Qué más podemos pedir?

cuevas-de-baltzola-desde-el-interior

 

 

Cuevas de Baltzola y el puente de Jentilzubi.

Es posible que el municipio de Dima os sea familiar por otros artículos en los que hemos citado a este pueblo del interior de Bizkaia. Ejemplo de ello son, la azoka (feria) de Dima, el Restaurante Azurmendi (uno de los mejores restaurantes para comer alubias en Bizkaia) o la experiencia de pan por un día de Bizkornako ogia, 3 lecturas que se nos antojan obligatorias en caso de que os animáis a descubrir este pequeño rincón de la geografía bizkaina.

vaca-en-dima

 

Cómo llegar: Existen 2 caminos que nos llevan hasta las Cuevas de Baltzola, el que comienza en el Barrio de Baltzola junto a la ermita de San Lorenzo y el que se origina en el Barrio de Indusi, junto a la ermita de San Francisco. Aunque ambos caminos comparten los mismos encantos, nosotros nos decantamos por el primero, un camino sencillo, cómodo y de fácil acceso que transcurre a la par del arroyo que encontramos junto a las cuevas. Los dos barrios que os citamos pertenecen al municipio de Dima, pero la forma de llegar dista mucho uno del otro.

dima-desde-la-carretera-de-baltzola

Para llegar hasta el Barrio de Baltzola debemos adentrarnos en el interior del núcleo urbano de Dima, dejando a nuestra derecha el nuevo frontón de la localidad. Una vez pasado el frontón y el colegio público y pasando una pequeña rotonda  encontramos la señal que nos indica Baltzola, no tiene perdida. Para llegar hasta el Barrio de Indusi debemos dejar atrás el núcleo urbano de Dima y tomar rumbo a Otxandio, es en esta carretera, a unos 5 minutos en coche, donde se puede observar a mano izquierda el cartel que indica Cueva de Baltzola.

cartel-parque-natural-de-urkiola

 

Dónde aparcar: En Indusi, al igual que en Baltzola, existe un pequeño parking para poder dejar los vehículos, no son muy grandes, pero cumplen sus cometidos. Ambos nos dejan muy cerca de nuestro destino.

ermita-de-san-lorenzo-baltzola-junto-a-las-cuevas-de-baltzola

 

Qué ver: Las cuevas de Baltzola y el puente de Jentilzubi son los dos grandes protagonistas del entorno que hoy nos ocupa, dos obras de arte esculpidas durante miles de años por los elementos de la naturaleza que nos ofrecen la excusa perfecta para adentrarnos en las laderas de los montes que forman el valle de Arratia.

  • Las cuevas de Baltzola: Estas magnificas cavidades albergan todo tipo de sorpresas, desde estalactitas y estalagmitas hasta un pequeño rebaño de cabras. Si os adentráis en el interior de la galería principal, podréis contemplar como en los laterales se abren paso pequeñas cuevas formando un pequeño laberinto, si os gusta la aventura, recomendamos llevar un frontal para explorarlas.

interior-de-las-cuevas-de-baltzola

En el interior de las bóvedas se puede disfrutar del absoluto silencio que ofrece esta cueva, un paraíso para todas las personas que busquen calma y tranquilidad. Se recomienda el uso de buen calzado, linterna y ropa abrigada, recordad que la temperatura desciende notablemente en el interior. En la parte superior de la caverna, encontramos dos paneles informativos donde nos cuentan la historia de estas magnificas cuevas bizkainas, una lectura recomendada.

cueva-de-baltzola-desde-el-interior

  • Jentiltzubi: Esta palabra debe su origen a la fusión de dos palabras en euskera, jentilak y zubia, la primera, hace alusión a uno de los personajes de la mitología vasca, un personaje pagano que siempre se ha caracterizado con rasgos de salvaje y gigante, de fuerza sobre natural. La segunda, zubia, significa puente en euskera, fusionadas dan como resultado “el puente de los gentiles”, Jentilzubi en euskera y de forma oficial.

jentilzubi-cuevas-de-baltzola

Jentilzubi, es el resto de una antigua galería de las cuevas de Baltzola, el único sobreviviente y testigo. Este puente natural es junto a las cuevas de Baltzola otro de los grandes reclamos de la zona, un lugar, que en los últimos años se ha convertido en parada fotográfica obligatoria, y es que, el acceso desde la parte superior del mismo nos permite elegir posar bajo el o sobre él, elegid.

 

Axlor: Situado al abrigo de Jentilzubi, Axlor es un yacimiento prehistórico excavado desde 1967 hasta 1974, una de las pocas evidencias de que los neandertales ya poblaban estas tierras desde el año 50000 a.C. Hoy en día protegido de los saqueadores y ladrones por una valla metálica, y no es de extrañar, ya que este yacimiento arqueológico (1932 Jose Miguel Barandiaran), uno de los más antiguos de la provincia de Bizkaia, ha sufrido desperfectos de todo tipo.

senal-cuevas-de-baltzola

 

Entorno: Dima y Otxandio, 2 pequeños municipios rurales nos invitan a sentir los valores y tradiciones de antaño. Los pequeños municipios de Dima y Otxandio destacan por su entorno rural, un espacio, donde todavía es posible encontrar a familias que viven de los productos de la tierra y la ganadería, una de las formas de vida más extendidas antiguamente en Euskal Herria. Los baserris (caseríos) que encontramos en nuestro camino, esparcidos por las laderas de los montes, son el refugio de los rebaños de ovejas latxas y vacas pirenaicas que pastan en sus aledaños, una bonita estampa que nos alegra la vista. Lectura recomendada, Otxandio.

calle-principal-de-otxandio

 

Escalada y espeleología: Es habitual encontrar a pequeños grupos realizando escalada o espeleología en el interior de las cuevas de Baltzola, unas cuevas, que han acogido en más de una ocasión pruebas de escalada, una de las más importantes han sido las pruebas clasificatorias del Master Internacional de Escalada. Un vistazo es suficiente para darnos cuenta que las paredes internas de Baltzola se encuentran repletas de vías de escalada.

escalada-en-las-cuevas-de-baltzola

 

Leyenda: La mitología vasca tiene su pequeño templo en las cuevas de Baltzola. Dicen las leyendas que los gentiles, hacían uso de Jentilzubi para pasar de un monte (Kobagane) a otro (Urrusti), escondiéndose en las cuevas evitando así el contacto con los cristianos. Según las habladurías el final de los gentiles llego cuando estos vieron una luz proveniente del cielo, al verla, se percataron que la luz era la llegada de Kixmi (cristo) y que posiblemente significaba el fin de su raza. Es por esto, que los gentiles se escondieron bajo tierra, todos menos uno, el gentil que se pasó al cristianismo, el gentil llamado, Olentzero.A los gentiles también les acompañan otros personajes mitológicos vascos como Mari (Anbotoko dama), Sugoi  o Mikelatz.

panoramica-desde-las-cuevas-de-baltzola

 

Baltzola en familia: El fácil acceso y la magia que contagian las cuevas y sus leyendas hacen que este emblemático lugar sea perfecto para pasar un magnifico día en familia, en el monte. Así todo, recomendamos tener cuidado donde pisamos el interior de las cuevas, húmedo, irregular y resbaladizo no es el mejor espacio para jugar.

baserri-entorno-a-las-cuevas-de-baltzola

 

Dónde comer: Dima y Otxandio los municipios que rodean las cuevas de Baltzola, nos ofrecen interesantes propuestas gastronómicas entre las que elegir. Os recomendamos la lectura de nuestros artículos sobre el restaurante Azurmendi de Dima y el restaurante Korostondo de Otxandio.

 

Dónde dormir: En la localidad bizkaina de Otxandio, encontramos Koikili Aterpetxea un pequeño hotel rural situado en el centro del municipio, en la calle principal.

koikili-aterpetxea-exterior

 

Experiencias y actividades: El entorno que rodea las cuevas de Baltzola es ideal para conocer la vida rural del interior de Bizkaia. Lugares en los que las tradiciones de antaño siguen muy vivas. Recomendamos leer nuestros artículos sobre las experiencias que hemos vivido en Dima, Otxandio y alrededores.

Mi primer pan, Bizkorna

Las cuevas de Baltzola y la formación “Jentilzubi” representan una de las rutas más interesantes y agradecidas de nuestra geografía, una bonita experiencia que os recomendamos descubrir en familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *